lunes, 14 de mayo de 2018

CrossFit y los Atletas Tácticos

      En los últimos años, hemos vivido una revolución del fitness, de la preparación física y de los métodos de entrenamiento que también ha llegado al mundo táctico.
Esta revolución comenzó, en gran medida, con la aparición de CrossFit. Casi de inmediato, los miembros de las Fuerzas Armadas y las Policías de Estados Unidos, lo adoptaron como base de su preparación física. Los buenos resultados, hicieron que aparecieran otros sistemas, muy similares, basados en sus mismos principios, y orientados hacia objetivos concretos. Y de nuevo, en el mundo táctico, empezaron a emplearse. Todos han jugado su papel, y desde luego, han dado sus buenos resultados. 
Pero, ¿de dónde viene CrossFit? ¿Por qué tiene tanto éxito? ¿Por qué ha sido adoptado por la mayoría de estos profesionales?


En primer lugar, hay que hablar de un concepto que hace tiempo se empezó a emplear en los Estados Unidos, que es el de «Atleta Táctico». Cuando todo esto comenzó, muchos profesionales buscaban algo más en su preparación física, conscientes de que con el entrenamiento habitual basado mayoritariamente en carrera, calistenia y pistas de obstáculos, se quedaban cortos. Un atleta táctico, es un profesional incluido en uno de los cuatro colectivos «tácticos» (militares, policías, bomberos y paramédicos), que necesitan un entrenamiento similar al de un atleta de competición, con requerimientos competitivos similares. Pero que a diferencia de este atleta convencional, no tiene una regularidad en su entrenamiento, no puede controlar su alimentación (a veces no sabe ni cuándo va a comer, ni que va a poder comer), no tiene un control sobre su descanso (a veces el trabajo le implica trabajar de manera continua durante el día y la noche sin poder dormir) y sobre todo, no sabe cuál va a ser su próxima competición, ni en qué va a consistir. 
Además, para añadir más presión, puede que solamente el ganador de esa competición salga vivo de ella. 


A las 08:00 de la mañana del 11 de septiembre de 2001, los bomberos, paramédicos y policías de Nueva York, desconocían que ese día iban a vivir las olimpiadas de su vida. ¿Cómo preparas a alguien para poder trabajar físicamente en un ambiente poco respirable por el humo, con el peso constante del equipo de protección individual, teniendo que subir y bajar escaleras, con la tensión y estrés de saber que en cualquier momento puedes morir y viendo que se están cayendo los edificios a tu alrededor? ¿Qué sucede si además estas herido?. Las programaciones convencionales, no se pueden dar una respuesta adecuada. 


Es entonces cuando aparece un señor, llamado Greg Glassman, que aporta una solución. Algo que revoluciona la manera de ver la preparación física y da respuesta a estas cuestiones. 
A diferencia de lo que mucha gente piensa, Glassman no creó CrossFit para entrenar militares o policías. Simplemente fue una evolución natural de una manera de pensar frente a una serie de inquietudes que se le planteaban. 
Los orígenes de CrossFit se remontan a cuando Greg Glassman era un joven gimnasta de 18 años, que quería ser más fuerte. Se dio cuenta de que usando entrenamientos de halterofilia, podía ganar más fuerza y en menos tiempo que con sus entrenamientos habituales de gimnasia. Además vio que mejoraba también en otros deportes. Él cuenta que por aquella época, solía salir a andar en bicicleta con sus amigos, que entrenaban ciclismo y descubrió que con la combinación de entrenamientos que realizaba, incluso era capaz de ganar a estos ciclistas. Eso le hizo pensar en el precio que se paga por esa especialización deportiva. Descubrió que podía encontrar gente mejor que él en ciertas habilidades, pero que él era mejor en el resto.  


Esto marcó un antes y un después en su manera de entrenar, y en 1996 abrió el primer box en Santa Cruz, California. CrossFit empezó a expandirse, y en 2000, oficializó la marca CrossFit Inc.
CrossFit es un sistema de preparación física general. Esto es una de las primeras cosas que debemos tener claras. La competición es una cosa y la preparación física general, otra.
Por lo tanto, debemos tener claro que lo que busca CrossFit, es una mejora general en los diez aspectos físicos: resistencia aeróbica, resistencia muscular, fuerza, potencia, velocidad, flexibilidad, coordinación, equilibrio, agilidad y precisión. 
CrossFit se define como un «sistema de preparación física general basado en movimientos funcionales, constantemente variados y ejecutados a alta intensidad». Como vemos, aquí aparecen tres conceptos nuevos. Movimientos funcionales, constante variación, y alta intensidad. 
CrossFit no consiste en tirar de un camión, ni es el «entrenamiento total» de toda la vida. Hay mucha ciencia detrás de todo esto.


Los movimientos funcionales son movimientos que el ser humano ejecuta de forma natural en las distintas actividades diarias y por tanto, son técnicamente seguros. Generalmente implican una carga sobre la columna, emplean varios grupos musculares de manera simultánea y tienen su origen en la cadena posterior del cuerpo, donde la cadera juega un papel clave.
La constante variación nos da la posibilidad de trabajar esas diez habilidades físicas. Es lo que permite poder combinar todos los tipos de trabajo y ejercicios que se emplean en CrossFit. 
En tercer lugar, aparece el concepto de «alta intensidad». Parece que para entrenar de acuerdo a CrossFit hay que salir vomitando o mareado. Otro error clásico. Glassman dice que las necesidades de un atleta olímpico y las de una abuela de 81 años son las mismas y que solamente difieren en «cantidad». 


La alta intensidad no hace referencia a una intensidad absoluta, sino relativa. Es aquella que cada individuo es capaz de desarrollar un día determinado, en las condiciones de ese día. Tal vez para esa persona de 81 años, que lleva 50 años sin hacer deporte, andar 400 metros a buen ritmo, sea su alta intensidad. Perfecto. Eso es exactamente lo que debe hacer.
La combinación de estos tres conceptos provoca una respuesta única en el cuerpo. No es magia, es ciencia. Es una respuesta hormonal. Es una adaptación a una demanda impuesta y es lo que todos necesitamos.
CrossFit da respuesta a las necesidades de los atletas tácticos, y por ese motivo, lo emplean.
Suele requerir menos tiempo que los sistemas tradicionales y permite estar en una forma física mejor. 
Mantiene un nivel alto y constante, de modo que da igual cuándo es esa «competición», porque se consigue estar a un buen nivel de respuesta. 


No obstante, a pesar de que probablemente sea el mejor sistema de preparación física que se ha conocido hasta la fecha, no es exactamente lo que el atleta táctico necesita. 
Parece una contradicción, pero si pensamos en lo que es CrossFit, un sistema de preparación física general y, en lo que es un atleta táctico (un deportista especializado), vemos que no es completamente el ideal. 
Hay algunas habilidades como la resistencia muscular, resistencia aeróbica, fuerza, velocidad, potencia o flexibilidad, que tienen una importancia mayor que otras como la coordinación, equilibrio o precisión. Por este motivo, han aparecido otros sistemas más especializados. Pero eso es motivo de otro artículo…


Francisco Alonso
CSCS. Entrenador CrossFit Nivel 2